La cimentación es uno de los elementos más críticos de cualquier construcción. Si se ejecuta mal, será tanto como abrir una puerta a todo tipo de probLemas: humedades, sobrecargas, desniveles…

De ahí que, como otras tantas partes de la vivienda, haya que tomar sumo cuidado en su planificación por parte de nuestros técnicos.

 

La ventilación es fundamental, vital podríamos decir…la mejor vacuna para preservar de humedades nuestras construcciones. En Ak Modular, es una constante crear cimentaciones ventiladas, disponer de un espacio entre el suelo y la casa que permita cortar de raíz cualquier ascenso de humedad futura (capilaridad).

Es por eso que no participamos de losas de hormigón, sino de plataformas a modo de banquetas de hormigón (“enanos”) sobre los que apoyaremos nuestros suelos, nuestras estructuras. De esta forma conseguimos estar saneados estructuralmente, cerrar “con siete llaves” la puerta de entrada de problemas constructivos.

Lo dicho: ventilar es sinónimo de salud en la base de nuestras casas AK.